Ruidos comunes

«…inmen­sos espa­cios sin nada más que algu­nos rui­dos comu­nes, pro­ta­go­nis­tas extra­or­di­na­rios».

Hen­ri Michaux

La pre­sen­te serie sur­gió de una con­vo­ca­to­ria que lan­za­mos a una dece­na de músi­cos, artis­tas visua­les y escé­ni­cos para cola­bo­rar con noso­tros. El pro­yec­to empe­zó a ges­tar­se por­que nos sen­ti­mos intri­ga­dos por el poten­cial que tie­nen los ges­tos comu­ni­ca­ti­vos den­tro de los pro­ce­sos crea­ti­vos. ¿Cómo entre­te­jer los sig­nos com­par­ti­dos, las dis­tor­sio­nes en la infor­ma­ción, las lagu­nas y con­fu­sio­nes en los actos de habla, así como los dis­tin­tos acci­den­tes o inte­rrup­cio­nes de los len­gua­jes ver­bal, visual y cor­po­ral como pun­to de par­ti­da de una obra?

Invi­ta­mos a artis­tas de dis­tin­tas dis­ci­pli­nas a rea­li­zar una pie­za (per­for­man­ce, ejer­ci­cio, impro­vi­sa­ción, com­po­si­ción guia­da, con­duc­ción, labo­ra­to­rio sono­ro-cor­po­ral, hap­pe­ning, etcé­te­ra) que tuvie­ra en cuen­ta dos varia­bles. De un lado, debía par­tir de una serie de ins­truc­cio­nes; del otro, era nece­sa­rio que uno o más intér­pre­tes lle­va­ran a cabo dichas ins­truc­cio­nes (podía ser la mis­ma per­so­na que dise­ña­ra los pará­me­tros o alguien más).

Pos­te­rior­men­te, los mate­ria­les sur­gi­dos de ese pro­ce­so debían ser gra­ba­dos o cons­ti­tuir un archi­vo de audio, video, tex­to, ima­gen, etcé­te­ra, con el fin de ser difun­di­do median­te nues­tra pla­ta­for­ma. No era nece­sa­rio que las pie­zas tuvie­ran un carác­ter musi­cal, ni siquie­ra audi­ti­vo, pero sí que nacie­ran de una refle­xión sobre la escu­cha, el soni­do o algún con­cep­to aso­cia­do con este cam­po.

Y, jun­to con algu­na infor­ma­ción de carác­ter más téc­ni­co, les man­da­mos las siguien­tes indi­ca­cio­nes gene­ra­les que, natu­ral­men­te, podían ser cam­bia­das, según la idea de cada par­ti­ci­pan­te.

Por últi­mo, en algu­nos casos no reci­bi­mos res­pues­ta. Lo cual con­si­de­ra­mos par­te natu­ral de un pro­ce­so como éste.

Bases suge­ri­das

1.-Elegir un ins­tru­men­to u «obje­to» (o una com­bi­na­ción de éstos). Pue­de fun­cio­nar cual­quier dis­po­si­ti­vo sono­ro o de otro tipo (herra­mien­tas, alta­vo­ces, fre­cuen­cias, movi­mien­tos, voces, luga­res, cuer­pos o cual­quier otro ele­men­to).

2.-Indicar median­te ins­truc­cio­nes lo que debe rea­li­zar el intér­pre­te. Las indi­ca­cio­nes debe­rán pre­sen­tar­se de for­ma escri­ta, grá­fi­ca, escul­tó­ri­ca o por cual­quier otro medio. El úni­co prin­ci­pio con­sis­te en ale­jar­se de la nota­ción musi­cal. Si se emplea esta últi­ma, se sugie­re que no sea el ele­men­to cen­tral, sino que fun­cio­ne como apun­tes o refe­ren­cia de apo­yo.

3.-Es via­ble cual­quier uso de field recor­dings, cin­tas, radio, inter­fe­ren­cias y soni­dos de cual­quier medio digi­tal o análo­go, siem­pre y cuan­do sean eje­cu­ta­dos por una per­so­na, pre­sen­cial­men­te o a dis­tan­cia.

4.-El mate­rial podrá ser modi­fi­ca­do pos­te­rior­men­te por los medios en los que se desee, siem­pre y cuan­do no se uti­li­cen otros mate­ria­les ade­más de la inter­pre­ta­ción pre­via­men­te gra­ba­da o regis­tra­da en cual­quier sopor­te. Se admi­te el uso de reta­kes, plug-ins y over­dubs.

5.-En caso de que no se requie­ra gra­ba­ción de audio o video, se podrá tener otro tipo de regis­tro: archi­vo, bitá­co­ra, cró­ni­ca, rumor, chis­me, etcé­te­ra (aun­que no es nece­sa­rio).

6.-En el caso de ins­tru­men­tos u obje­tos reso­nan­tes (pón­ga­se la lis­ta que se desee) podrán emplear­se téc­ni­cas de micro­fo­neo, si así se deci­de.

7.-Es impres­cin­di­ble mos­trar al menos las ins­truc­cio­nes del acto. Es opcio­nal hacer un tex­to intro­duc­to­rio, glo­sas del pro­ce­so, bitá­co­ras de tra­ba­jo, archi­vos físi­cos o elec­tró­ni­cos, con­ver­sa­cio­nes, docu­men­ta­ción de todo tipo o cual­quier otra refe­ren­cia que se desee aña­dir.

8.-Por últi­mo, es impor­tan­te decir que las ins­truc­cio­nes no deben de tener nin­gún resul­ta­do.